16-10-2020 -

Murio el Lobo Fischer, gloria y figura de San Lorenzo en la década del 60

Murio el Lobo Fischer, gloria y figura de San Lorenzo en la década del 60

El misionero, oriundo de Oberá, tenía 76 años y fue parte de Los Matadores que ganó de manera invicta el Campeonato Metropolitano de 1968.

Mientras el primer equipo de San Lorenzo disputaba un amistoso ante Lanús en el Nuevo Gasómetro, el club lamentó la pérdida de una de sus viejas glorias: Rodolfo José Fischer. A los 76 años, el Lobo pasó a la eternidad y dejó una huella imborrable en la entidad de Boedo.

Fischer fue el máximo goleador del recordado equipo denominado Los Matadores en el Ciclón, que ganó invicto el Campeonato Metropolitano de 1968. El atacante convirtió 13 tantos en 24 encuentros y fue una de las figuras más destacadas junto a Alberto Rendo, Roberto Telch, Carlos Veglio, Victorio Cocco y Sergio Villar, entre otros. En la final contra Estudiantes en cancha de River, sentenció el duelo 2-1 a favor de los suyos en el tiempo suplementario.

El brasileño Tim (Elba de Padua Lima) fue el entrenador de aquel histórico cuadro. El Lobo fue artillero tope en el Nacional 69 en la misma línea que Carlos Bulla (Platense), con 14 gritos cada uno.

El misionero (surgió en el Club Atlético Oberá) anotó 141 goles en 272 partidos con la camiseta azulgrana, ubicándose en el podio histórico detrás de José Sanfilippo (205) y Rinaldo Martino (142). En 1972 partió a Brasil (Botafogo y Vitoria de Bahía) después de sumar otro título en San Lorenzo y volvió en el 77 antes de decir adiós definitivamente en el 78. Tras un año en Once Caldas de Colombia arribó en 1980 a Sarmiento de Junín, logrando el cameonato de Primera B. Su último equipo fue Sportivo Belgrano de San Francisco (Córdoba).

El ex delantero que también se dio el lujo de vestir la camiseta de la selección argentina (convirtió 12 goles en 35 partidos desde 1965 hasta 1972) ya había sido homenajeado en vida por el club de sus amores: en la Platea Sur del estadio Pedro Bidegain hay un sector que lleva su nombre. Desde el año 2003 el estadio de fútbol del Complejo polideportivo Municipal de Oberá lleva su nombre a partir de un merecido homenaje impulsado por la agrupación sanlorencista Lobo Fischer.

Con la casaca albiceleste tiene un récord que hasta hoy nadie pudo superar: celebrar 4 goles en un mismo partido. Lo hizo en dos oportunidades: en 1972 en un partido contra una selección de la Concacaf disputado en Brasil y también en otro amistoso en Misiones contra un seleccionado de Posadas.

A través de las redes sociales, la institución le dedicó un mensaje:

“Ídolo eterno, goleador de los legendarios Matadores y gloria del fútbol argentino, San Lorenzo lamenta el fallecimiento del querido Rodolfo Fischer, a sus 76 años. En el entretiempo del amistoso ante Lanús lo despedimos con un respetuoso minuto de silencio. ¡Hasta siempre, Lobo!”.









 

No hay encuestas disponibles.