22-11-2017 -

Daniel Orsanic: "me faltaría regresar al Grupo Mundial"

Daniel Orsanic:

El capitán del equipo argentino de Copa Davis manifestó hoy que "regresar al Grupo Mundial es una sensación que aún no viví", pese a que todavía no definió si seguirá al frente del combinado nacional.

Tengo ganas de continuar y también la necesidad de dialogar con los tenistas para ver qué opinan. Fuerza y entusiasmo me sobran, es un privilegio ser el capitán de Copa Davis, pero ahora es tiempo de balance, no de tomar una decisión", admitió Orsanic.

El ex tenista, nacido el 11 de junio de 1968 en Buenos Aires pero con raíces balcánicas, ya que es hijo de Branko, un croata refugiado de la Segunda Guerra Mundial, se prestó al diálogo con su habitual cordialidad y analizó su desempeño como capitán de la Davis, desde que asumió en 2015 hasta este momento en el que no tiene la certeza sobre si continuará, pese a que entusiasmo le sobra.

"En todo proceso es importante estar convencido de lo que se hace. Ser el capitán argentino es un orgullo y un desafío enorme. Para asegurar mi continuidad debo sentarme a conversar y conocer los objetivos de los protagonistas, recién después tomaré una decisión", insistió Orsanic.

El conductor del equipo "albiceleste" comenzó a jugar al tenis a los 9 años y cuando fue profesional encontró en el dobles una manera de destacarse entre los de su misma generación. Llegó a ocupar el puesto 24 del mundo en la especialidad con ocho títulos, fue dos veces semifinalista de Roland Garros, en 1997 con Lucas Arnold como compañero y en 2000 junto al brasileño Jaime Oncins.

Su llegada al puesto de capitán se produjo en silencio, pero luego hizo ruido. En 2015, su primer año, Argentina alcanzó las semifinales del Grupo Mundial tras haber superado a Brasil y Serbia en Buenos Aires, y cayó en semifinales ante Bélgica en Bruselas. En 2016 fue el año soñado con la inolvidable conquista de la Davis tras ganar cuatro series de visitante para coronarse el 27 de noviembre en Zagreb.

Argentina venció a Polonia en Gdansk, a Italia en Pesaro, al campeón vigente Gran Bretaña en Glasgow y a Croacia en Zagreb. Así conquistó la Ensaladera de Plata y le puso punto final a la fatídica historia de las cuatro finales perdidas, en 1981, 2006, 2008 y 2011.

"Cuando acepté ser capitán nunca pensé en los resultados, sino en generar algo, en transmitir buenas costumbres y formas de pensar, para que la gente se identifique con el equipo. El sueño inicial fue ese, luego llegó el resultado histórico que sirvió para convencer mucho más de que nuestra forma de trabajar sirve", reflexionó Orsanic.













 

No hay encuestas disponibles.